viernes, 5 de mayo de 2017

María Torres: Presentación de Francisco Martínez López, "El Quico", en Tui

Presentación de Francisco Martínez López, "El Quico", en el acto organizado por el colectivo Levada Libre de Tui, homenaje a la guerrilla antifranquista, el 30 de abril de 2017


Manuel Vázquez de la Cruz, Montse Fajardo, Francisco Martínez López, "El Quico" y María Torres


Bienvenidos, benvidos compañeiras y compañeiros, militantes de la memoria.

Aquí estamos un año más cultivando, cuidando, mimando la Memoria, reivindicando esta frágil conquista que tantos enemigos tiene al acecho. La recuperación de la Memoria debe ser nuestra revolución permanente. No podemos permitir que la memoria republicana se pierda. Hay que peinarse el llanto, la rabia, los vientos de impunidad y convertirlos en militancia porque como bien decía el gran Machado: "ni el pasado ha muerto, ni está el mañana -ni el ayer- escrito".

Durante casi cuarenta y dos años desde la muerte del dictador, hemos recibido lecciones baratas de democracia, lecciones de olvido, de ceguera, de injusticia, de borrón y cuenta nueva. Echamos de menos un gesto institucional de respeto y reconocimiento para todos aquellos que lucharon contra el fascismo. Una democracia debe fomentar la búsqueda de la verdad histórica. Nunca se hizo, y seguimos teniendo una patria triste, deshecha y una Historia amarga en suspenso, pero la Memoria y la transmisión de la misma a las generaciones futuras nos hará renacer.

El Estado español, tierra de impunidad, reposa sobre un inmenso osario sin letreros ni cruces. Ya advirtió el poeta visionario León Felipe, que detrás de Franco llegarían los enterradores y arqueólogos. La Memoria es capaz de excavar, escudriñar, interrogar a esos huesos sin nombre, a esos héroes anónimos sepultados por múltiples capas de olvido. La Memoria es capaz de señalar a los verdugos y espero, esperamos, que la Memoria también sea capaz de destapar la Verdad, de ejecutar la necesaria Justicia y dotarla de su verdadero sentido y de otorgar la ansiada Reparación. Alimentémonos de esa esperanza, porque si la matamos, será caer en la misma negación contra la que luchamos.

Francisco Martínez López, "El Quico", memoria viva de la resistencia antifranquista y a quien tengo el honor de presentar hoy, lleva años luchando, armado y desarmado para que el pasado no caiga en el olvido. Ese olvido en el que está trenzada la historia de los guerrilleros antifranquistas. La tibia Ley de la Memoria Histórica les dio la espalda. Aún en el año 2011 el Diccionario Biográfico de la Academia de la Historia los definía como «bandoleros y terroristas». La democracia, al igual que con el resto de las víctimas del franquismo, no les ha otorgado ningún reconocimiento jurídico.

Pero nosotros sabemos que no es así, que forman parte de nuestra historia, que su vida fue unida al compromiso ineludible de la lucha por la libertad. Derrocar al régimen franquista fue el objetivo por el que lucharon y murieron. Se les persiguió encarnizadamente, se les torturó, se les aplicó la ley de fuga y sufrieron junto a sus familiares innumerables vejaciones.

Quico fue un niño de la República, hijo de campesinos; seguía siendo un niño de once años cuando los militares golpistas se sublevaron en 1936. En la retina de ese niño quedó grabado para siempre la tortura que infringieron a sus padres, la simulación del fusilamiento de su hermano, el asesinato de su maestro. Brotó la rebeldía y con esa edad comenzó a ser enlace del Servicio de Información Republicana. Luchó como guerrillero en la Segunda Agrupación del Ejército Guerrillero de Galicia-León hasta 1952, año en el que se exilia en Francia. Su propio partido le pone cuatro años en cuarentena, aunque más adelante recupera la actividad militante dentro del PCE. A partir de 1977 abandona los cargos de responsabilidad en el partido para dedicarse, según sus palabras, "al trabajo de exhumación de la memoria del movimiento guerrillero junto con otros antiguos guerrilleros", convirtiéndose en un guerrillero contra el olvido, porque como dice tiene que “contar la lucha de un pueblo al que la Transición abandonó".

Es un superviviente, un actor real de la lucha antifranquista, una fuente primaria como dirían los Historiadores, por eso siente que su obligación moral es contarlo, tomar parte activa en la transmisión de una memoria sin adulterar.

Han pasado los años pero la batalla contra la libertad, la democracia, la fraternidad y la paz no ha finalizado y Francisco Martínez López, consciente de ello, sigue luchando por los mismos principios democráticos, sigue defendiendo con la misma intensidad la lucha y la dignidad de sus compañeros resistentes contra la barbarie y el fascismo.

Hoy rendimos homenaje a Quico y a todos los guerrilleros. Honor y gloria a los que fueron capaces de no bajar los brazos aunque tuvieran que empuñar un arma. Me pregunto de dónde sacaron la fuerza para seguir luchando en esa paz ficticia, peor que la guerra, que sonaba a tiro y acribillaba sin aviso.

Abrid los ojos, prestad la máxima atención, porque ahora tendréis ante vosotros a un hombre coherente y lleno de sabiduría, un limpio espejo en el que mirarse.

Aprovechad este momento, que quede bien grabado en vuestras pupilas y en vuestro corazón, porque lo vais a recordar toda la vida.

María Torres
30 de Abril de 2017

http://www.buscameenelciclodelavida.com/2017/05/francisco-martinez-lopez-el-quico-en-tui.html

Francisco Martínez López "Quico" en Tui

Quico rinde homenaje a sus compañeros de armas y a Consuelo Rodríguez López "Chelo" resistente de la guerrilla antifranquista de León Galicia entre 1939 y 1948.




Intervención de Francisco Martínez López en Tui el 30 de abril de 2017 en el acto organizadado por Leva Libre de homenaje a la guerrilla antifranquista.


Espacio de Memoria Democrática en Tui, 30 de abril de 2017

Como Guerrillero por la memoria, me adhiero a los colectivos constructores de la verdad histórica. En esta ocasión en Tui, cuya invitación me honra y traslado mi reconocimiento a María Torres, enlace con este  encuentro.

Mi contribución será el relato de un extracto de mi trayectoria guerrillera antifranquista en Galicia. Un superviviente exiliado, que actúo, a la vuelta a España, en la continuidad de la lucha democrática para testimoniar, de aquella verdad de valores, de dignidad y ética ciudadana, enmudecida por la represión franquista y aun cautiva de la ocultación y el silencio, producto de los pactos y renuncias de una “Transición” frustrada.

Presente en Tui, como parte de mis espacios geográficos de memoria, me encuentro con mi parcela gallega de lucha armada contra la dictadura  franquista hasta septiembre de 1951.

Fue en septiembre de 1947 que recorrí la “Vía Láctea ” guerrillera de León Galicia para ir al congreso guerrillero de “cambio de táctica” decidido ante la nueva situación internacional: Guerra fría y condicionamiento a las  políticas de Bloques militares.

La esperanza nos hizo armar de paciencia a todos las antifranquistas, pero otras formas de lucha se han impuesto, no menos reprimidas: más a tono con los tiempos. Los crímenes, la tortura, el odio de los fascistas, fue una constante, hasta que, saturados, los responsables del régimen franquista optaran por un cambio, que protagonizaron desde el poder, asegurando que quedase todo “Bien Atado”. Una nebulosa  dejó a España en la incertidumbre sobre la verdad  histórica del siglo XX.

En 1977, mi “Vía Láctea ” fue desde París a Galicia, a encontrarme con aquellos compañeros enlaces y amigos, que esperaban del nuevo Gobierno Democracia con verdad, justicia y reparación.

¡Aun lo tenemos pendiente!

Ya en el siglo XXI España es punto de mira internacional. Los órganos de derecho internacional advierten reiteradamente que los crímenes de lesa humanidad cometidos en España no prescriben; que la impunidad es un fraude jurídico amañado en una Ley de Amnistía improcedente en 1977 dado a la capitulación de los que la negociaron en nombre de la democracia.

Los demócratas rendimos cuentas de nuestro pasado porque nos acompaña la dignidad del pueblo mártir, con ética. Es  nuestra verdad: una verdad  reconocida en el combate por los valores que nos identifican para liberarnos del dolor colectivo que sufrió todo nuestro pueblo durante 40 años de Dictadura.

¡Víctimas, pero no victimistas! que nos alejen del combate,  pendientes de construir el mundo libre que añoramos.

Esa es nuestra venganza contra los tiranos y el mejor homenaje a todas las víctimas de la tiranía fascista. Un frente de lucha memorístico para restablecer la verdad, la justicia y la reparación, en memoria de todo el pueblo mártir.

Proponernos construir una sociedad, motivada y protagonista como la que nos arrebato la Dictadura en 1936-1939.

Queremos señalar cada lugar en el que el terror dejo huellas; trasmitir nuestras experiencias a las generaciones jóvenes, para inmunizarles contra la fatalidad de la repetición de tragedias, a imagen de la franquista desde el 1936  hasta la muerte del dictador.

Queremos construir desde la misma  Utopía, articulando pluralidad de movimiento social, en la diversidad cultural o ideológica, con una ética  que imponga las reglas de igualdad en la diferencia :  libres todos  ante sus destinos sociales, humanos, políticos ideológicos.

En lo que me corresponde,  mi odio a la injusticia tiene como destinatario, el tiempo que queda para verla, superada.

Los actores en el presente, tenemos el referente del pasado trágico. Reivindicamos el conocimiento y la verdad sobre la huellas de los “Crímenes de Lesa Humanidad”. La localización de los asesinados llamados “desaparecidos”. 

Queremos dar a conocer las Cárceles de Celanova, Orense, Coruña, donde se torturaba y se aplicaba cruelmente “el Garrote Vil”; queremos que la ciudadanía  sepa qué fue "La Isla de San Simón"  y que existieron más de 38 cárceles en Galicia, como penitenciarias así como los campos de esclavitud, como las minas de Wolframio de Silleda y Casaio donde se enriquecieron los jerarcas del franquismo. Los lugares masivos de fosas sin localizar ni dignificar a sus víctimas. Todo cuanto constituye una muestra para “Nunca mais”.

Por ahora tenemos más lucha que disfrute, hasta ganarle el pulso a la involución; hay que creer en el movimiento, que alumbrara nuevas perspectivas. Otra generación se reconocerá en los valores que hoy  ilustran nuestra condición de soldados de la Memoria . 

Como ex guerrillero contra Franco, luego guerrillero contra el olvido, es para mí una promoción humana estar en las trincheras del Movimiento Asociativo, en esta etapa de transformación con el arma de la verdad , por la justicia, la cultura colectiva y fraternidad democrática. Así seré digno para mis compañeros caídos y mis compañeras caídas bajo las balas fascistas. De miles de ciudadano o ciudadanas que con generosidad inagotable, hacían parte del Movimiento Guerrillero en sus casas y haciendo misiones de  mucho peligro. Siempre inquebrantables  ante la tortura o las Leyes de Fuga. Para  eso estoy en estos actos que justifican mis razones. 

Quiero serlo el tiempo me queda. El juicio que me hizo la dictadura  franquista que sea trasferido a la sociedad para que tenga la última palabra, valorando o juzgando lo que en su nombre me he permitido protagonizar, en la lucha armada y en el resto  de actividades políticas.

Gracias compañeras, gracias compañeros.

Francisco Martínez López. Guerrillero contra el olvido.


Francisco Martínez López, "El Quico", en el monumento a las víctimas del franquismo en Tui, obra del escultor Silveiro Rivas Tui, 30 de abril de 2017

jueves, 13 de abril de 2017

Gira por la comarca de la Ribera y la Costera

Gira por la comarca de la Ribera y la Costera. 

Quico Martínez López. 

Del 27 al 31 de marzo. por los pueblos e institutos de Sueca, Carcaixent, L’Alcúdia, Benifaió, Xàtiva y  Castelló de la Ribera. 

 Quico fue invitado por las asociaciones Guadassuar per la República y Parlem de la República de Benifaio. Marisa Bergaz Conesa y Luis Botello le acompañaron en todo momento. 
Este es el relato que hemos confeccionado entre profesores, alumnos y las asociaciones.


 Empezamos por Sueca y su IES  “Joan Fuster”. En él nos esperaba el equipo directivo, los profesores Felip y Gema y el resto de profesores del Departamento de Geografía e Historia. El recibimiento no pudo ser más afectuoso y expectante. Hay que decir que la gira se realizó con muy poca antelación lo cual da más valor al esfuerzo para poder realizar el acto en un instituto plagado de actividades ya programadas con  meses de antelación. No obstante, quiero resaltar que cuando nos pusimos en contacto con el Departamento de Historia  no dudaron en ponerse en marcha y organizarlo.


 El acto salió perfecto. Asistieron un centenar de alumnos-as de los cursos superiores (Bachillerato) que estuvieron expectantes durante toda la charla (hora y media) y realizaron numerosas preguntas sobre las vivencias de Quico y sobre las similitudes o diferencias entre la situación política de antes y la de ahora.


 Salimos de Sueca despidiéndonos de nuestros amigos y comprometiéndonos a realizar una pequeña comisión intercentros de profesores para hacer más actividades memorialistas por los centros de nuestra comarca.


 A la tarde-noche nos esperaban en Benifaió. Había cierta expectación en el pueblo, sobre todo por los carteles que anunciaban el acto ya que el hecho de aparecer anunciado Quico como guerrillero antifranquista parece que a  algunos nostálgicos se les atragantó. De hecho, en tres comercios del pueblo tuvieron que retirar los carteles por las amenazas de algunos clientes. Una pena que todavía queden mentes enfermas que se aprovechan de una democracia ( que no desean ) para imponer su criterio.


 En fin, con esos antecedentes empezamos el acto y ohhh!! Sorpresa. Llenamos el local. Más de 70 personas y  muchos se tuvieron que ir por no tener sitio.


Quico estuvo en su línea que al principio choca (todos esperan batallitas ) pero  luego cala y nos deja un mensaje sobre valores y democracia con mayúsculas, es decir la de verdad. Todavía ayer,  conocidos me pararon por la calle para decirme lo mucho que les gustó la charla de Quico.
El dia 28 estuvo presente en el IES Arabista Ribera de Carcaixent, con alumnos de Bachillerato y Ciclos. El profesorado destacó quu es importante que los alumnos conciban la historia como un instrumento vivo al servicio de los derechos humanos. La presencia de alguien como Quico se lo puso más fácil puesto que es un testimonio del pasado y una arma para cambiar de  manera progresista el presente.


 El dia 29 asistió al IES de l’Alcúdia, Els Èvols, donde los alumnos comentaron con satisfacción poder conocer un período de la historia reciente de España con alguien que la hubiera vivido porque el pasado condiciona el presente. Les transmitió la importancia de resolver los conflictos a través del diálogo y que sedebe luchar por ideales . Asimismo les sorprendió que alguién que hubiera luchado y sufrido de esa manera, hablara sin ningun tipo de rencor.


 Por la tarde, el mismo día, Quico asistió en la casa de cultura de L’Alcúdia al homenaje que se prestó a lso fusilados en Paterna,  para recuperar el honor y la dignidad de los perseguidos por el franquismo,


El dia 30 nos fuimos a Xàtiva, al IES  “Josep Ribera”, segundo instituto más antiguo del País Valenciano. Allí nos esperaba Ramir, profesor de Historia junto con los otros compañeros de departamento y equipo directivo. También Alfred Boluda, profesor y concejal del Ayuntamiento de Xátiva que nos acompañó en todo momento. Nos sentimos como en casa.


Al acto acudieron un centenar de alumnos, también entusiastas. Bueno, algunos  no querían asistir y el profesor les obligó a ir. Luego nos enteramos que en el instituto había un grupito de tendencia contraria.


La charla fue también muy instructiva haciendo hincapié en los valores de tolerancia y democracia, supongo que con una intención clara. Aunque sin ninguna concesión, un profesor me comentaba a la salida emocionado que había sido una lección de interpretación marxista de la historia.


La siguiente cita la tuvimos el día 31 en el Instituto “Vicente Gandía” de Castelló de la Ribera (para los fachas Villanueva de Castellón). Como el anterior, con muy poca antelación, tuvieron que organizar nuestro acto, pero ¡qué maravilla!.  Tanto Diego como posteriormente Pilar y un entusiasta profesor interino (siento no recordar su nombre) se pusieron las pilas junto con  el equipo directivo y de nuevo nos organizaron un extraordinario acto con los alumnos. Acudió también más de un centenar de alumnos de Bachillerato y de 4º de la ESO entregados desde el principio.


Al finalizar el acto Quico se quedó hablando con unos chicos. Uno de ellos, hijo de guardia civil, le preguntaba si veía mucha diferencia entre la guardia civil de ahora y la de entonces. Quico lógicamente le contestó que sí, pero que incluso en tiempos de la guerrilla ellos  de vez en cuando también tenían ayuda de alguno. En fin, que el guardia civil también es hijo del pueblo. El chico, haciendo gala de tolerancia, contestó:

“ No si yo… mire… este que está aquí conmigo es mi mejor amigo ¡y es comunista!”.



sábado, 8 de abril de 2017

http://www.buscameenelciclodelavida.com/2017/04/francisco-martinez-lopez-el-quico.html

http://www.buscameenelciclodelavida.com/2017/04/francisco-martinez-lopez-el-quico.html

Francisco Martínez López, «El Quico»



Francisco Martínez López, «El Quico» nace en el Bierzo el 1° de octubre de 1925, en una familia republicana de campesinos y de mineros implicada en la red de enlaces del movimiento guerrillero de León y Galicia. Este apoyo a la resistencia armada antifranquista constituye para Quico una escuela política y, desde muy joven, participa en el Servicio de Información República (SIR) dirigido por la Federación de Guerrillas de León y Galicia. Descubierto por la policía en septiembre de 1947, por su actividad clandestina, consigue escapar y se incorpora a la guerrilla en el momento en que se forma la segunda agrupación del Ejército Guerrillero, vinculada al partido comunista de España.

Quico actúa primero en un grupo de resistentes anarquistas, socialistas y comunistas que no se han integrado al Ejército Guerrillero. En 1949, se une al grupo de Manuel Girón y combate a su lado hasta la muerte de éste, en mayo del 1951 y en septiembre del mismo año, con sus compañeros Manuel Zapico, Pedro Juan Méndez, Silverio Yebra, toma el camino del exilio, gracias a una red de evasión organizada fuera de los partidos políticos. Pasa clandestinamente la frontera por Navarra y llega a Francia por les Aldudes, un pueblo del País Vasco francés.

Entonces, Quico y sus compañeros buscan y encuentran el apoyo de sus compañeros de guerrilla que se habían exiliado anteriormente, en particular el de Amadeo Vallador, guerrillero anarquista de la Federación de León y Galicia. Se presentan a la policía francesa para pedir asilo político pero, a pesar de esa entrega voluntaria, las autoridades francesas los encarcelan dejándoles elegir entre dos opciones: o Franco -es decir la muerte con garrote vil- o la Legión extranjera en Indochina. Al negarse «El Quico» y sus compañeros a incorporarse a esa guerra colonial, los encierran en un calabozo del Fort Saint-Nicolas en Marsella. En esos momentos difíciles, les ayuda la solidaridad de Amadeo Vallador y de sus amigos de Perpiñan. Amadeo Vallador les pone en relación con José Ester Borras, un refugiado cenetista exiliado en 1939, combatiente de la resistencia al nazismo en Francia, superviviente del campo de concentración de Mauthausen. José Ester Borras trabaja como responsable de la Federación española de deportados e internados políticos (FEDIP) en el servicio de protección y ayuda a los demócratas víctimas de la opresión y del totalitarismo. Moviliza una red de solidaridad formada por antiguos combatientes de la resistencia francesa como Madame Gemähling y Odette Ester, su compañera que es secretaria del periódico Franc Tireur. Los periódicos Franc Tireur y Luttes lanzan una campaña de información y solidaridad hasta conseguir, a duras penas, al cabo de tres meses la liberación de los guerrilleros. Francisco Martínez López-como sus compañeros- consigue el derecho de residir en Francia como refugiado político y empieza a militar en los grupos de unidad antifranquista fuera de los partidos del exilio. El PCE -partido con el que se identifica- le pone en cuarentena durante cuatro años ya que tiene cierto reparo a admitir en sus filas los militantes procedentes del interior. En cuanto puede Francisco Martínez López recupera una actividad militante en el seno del PCE y poco a poco va asumiendo varias responsabilidades: primero en la comisión del Comité central de Europa, más tarde como responsable de organización en el comité de Francia y miembro del Comité central.

Durante todos esos años de lucha contra la dictadura, su memoria de guerrillero queda oculta pero, a partir de la legalización del PCE, Quico se preocupa al ver que su partido no reivindica el patrimonio histórico de la resistencia armada al franquismo. Decide liberarse de sus cargos de responsabilidad dentro del PCE para dedicarse al trabajo de exhumación de esa memoria del movimiento guerrillero junto con otros antiguos guerrilleros. Al principio aislados, sin apoyo por parte de los grupos parlamentarios y ni siquiera los partidos de izquierda recién legalizados consiguen formar poco a poco una red de contactos compuestos por antiguos actores de la guerrilla antifranquista considerados todavía como bandoleros a pesar de la amnistía general de 1977 y luchan por conseguir su rehabilitación como combatientes de la libertad. En 1997, su movimiento de guerrilleros por la memoria contacta con militantes de la asociación Archivo Guerra y Exilio (AGE). En el seno de esa asociación, junto a intelectuales como el escritor Alfons Cervera o la historiadora Fernanda Romeu participa en la elaboración de un texto de proyecto no de ley para el reconocimiento moral y político de la guerrilla antifranquista reivindicando la creación de un centro de archivos abiertos a la ciudadanía para ese capítulo de la Historia. Participa en las Caravanas de la memoria organizadas por AGE en 2000 y 2002. El Congreso de los diputados vota en mayo del 2001 el reconocimiento de los guerrilleros como luchadores por la libertad, pero no acepta la anulación de la sentencias pronunciadas contra ellos por los tribunales militares de la dictadura ni la creación de un centro de archivos sobre la guerrilla.

En su labor de transmisión de la memoria antifascista, Francisco Martínez López multiplica los encuentros en los institutos, colegios, universidades, casas de la cultura, colectivos asociativos locales. En Alicante, donde vive, contribuye a colectas y grabaciones de testimonios sobre la guerrilla y sobre las detenciones en los campos de concentración y cárceles. Su actividad sigue centrándose en la lucha contra la desaparición de las referencias a la resistencia al franquismo en el espacio público español y se dedica desde 1984, a la creación de lugares de memoria, inscripciones y estelas de homenaje a los luchadores por la libertad.

Francisco Martínez López y Odette Martínez




lunes, 6 de febrero de 2017

Antifranquismo: el olvido es represión – Debate Directo 6-2-2017

Antifranquismo: el olvido es represión – Debate Directo 6-2-2017

Hoy cerramos el ciclo de dos programas especiales sobre las resistencias antifranquistas, desde las primeras guerrillas al tardofranquismo. Ponemos el acento en la correlación existente, entre el intento de hurtar la memoria de dicha lucha y la pérdida de derechos que vivimos actualmente. Con Francisco (Quico) Martínez, Esperanza Martínez, Manuel Blanco Chivite y Carmen Morente. Conduce Gorka Rodríguez.



http://www.colectivoburbuja.org/cb/antifranquismo-olvido-represion-debate-directo-6-2-2017/


jueves, 12 de enero de 2017

Els últims maquis

Els últims maquis

Un reportatge fotogràfic ha guardat per a la història la mirada i els records dels últims guerrillers que van lluitar per la República

martes, 20 de diciembre de 2016

“En Galiza creouse a primeira estrutura de resistencia armada ao franquismo”

http://www.sermosgaliza.gal/articulo/memoria/galiza-creouse-primeira-estrutura-resistencia-armada-ao-franquismo/20161216194833053584.html

FRANCISCO MARTÍNEZ LÓPEZ ‘QUICO’
“En Galiza creouse a primeira estrutura de resistencia armada ao franquismo”

 C.T / X.M.P.  18 Decembro 2016 09:25 h.

Imaxe do filme documental 'La guerrilla de la memoria'  

Berciano da colleita de 1925, comunista, integrante da Federación de Guerrillas Galiza-León, desde onde combateu o franquismo antes de ter que fuxir a Francia en 1951. Defende a ‘singularidade’ da guerrilla galega a respecto doutras que operaron no Estado. Pide ao PCE, no que milita desde case hai 70 anos, que recoñeza e rehabilite os guerrilleiros executados sumariamente por orde do propio partido.

Francisco Martínez López “Quico”, naceu no Bierzo en 1925, incorpórase  á guerrilla en 1947, permanecendo na mesma até 1951, ano que canda outro compañeiros, se exilia en Francia. Militante do Partido Comunista desde hai perto de 70 anos, é un destacado activista do movemento de recuperación da memoria histórica, téndose significado ultimamente na denuncia dos métodos  utilizados pola dirección do PC na guerrilla, que incluían  mesmo a eliminación física dos seus compañeiros de loita.

- Coa perspectiva do tempo transcorrido, 80 anos desde o alzamento fascista e máis de 60 desde o cesamento da actividade guerrilleira, que valoración fai do traballo desenvolvido pola guerrilla en Galiza e da súa significación política?

- En Galiza e León creouse co golpe de estado unha resistencia cos medios que se tiñan. Primeiramente foi o fuxir da represión mais inmediatamente constituíronse grupos que se dedicaron a loitar, non había unha fronte mais había loita anti-franquista, había unha resistencia. Esas características, que se desenvolven en investigacións, mais nós que a vivimos, vivímola con todo o que se herdaba tamén daquel primeiro período da II República, que era o referente fundamental. Era o referente daqueles anos nos que estaba en xestación unha nova época en España e no que a sociedade non estaba disposta a perdela embora a represión e todos os inconvenientes.

Iso fundamentaba a vontade de resistir ao franquismo. Iso nunha primeira etapa, mais despois a estrutura que se xerou de guerrillas elaborou xa un plan de resistencia a longo prazo. Xa acabara a guerra civil e, sen embargo, en Galiza créase a primeira estrutura de resistencia armada, que foi a Federación de Guerrillas Galiza-León. Había, pois, unha estratexia que xurdía do pobo, eu niso insisto moito porque hai unha especie de manipulación histórica en torno a que a guerrilla foi inventada por algún xenio político desde o exterior. Boa parte das versións que se fan da guerrilla fálase da guerrilla desde o 1944 para adiante, como se se inventasen desde París ou Moscova, e iso é mentira.

Eu vivín a resistencia desde neno, e hai unha resistencia popular a carón do movemento armado, unha resistencia contra o réxime, contra o sistema. E eses elementos non se teñen en conta cando se dá o concepto de guerrilla ao non inserila dentro de toda unha sensibilidade popular, unha opción republicana. A guerrilla non se pode ver fóra do que foi o triunfo da II República en 1931, o protagonismo do pobo por superar aquela etapa histórica, e logo despois a resistencia ao franquismo.

- Vostede tense referido en diversas ocasións ao que califica como 'carácter singular' das guerrillas galegas. En que consiste esa singularidade e cales son os aspectos diferenciais da actividade guerrilleira en Galiza en relación coa loita que se producía noutros territorios do Estado?

- A singularidade é que houbo unhas guerrillas que foron importadas, na parte de Levante e outros lugares do estado, tiñan un carácter puramente militar, de 'reconquista de España'. A guerrilla en Galiza-León é unha emanación do pobo, era unha guerrilla na que había miles de implicados na sociedade. Iso dálle esas outras características, facían valer os valores republicanos, facía valer a participación, o movemento popular, que non aparecía con moito relevo, mais, bon, eu de neno xa coñecía a guerrilla, até que fun maior. Mais unha grande parte de operacións que se atribuían á guerrilla eran organizadas do pobo. Ese fenómeno non se deu nin en Levante, nin en Andalucía. Alí, o triunfo víase como militar mentres que nós asumiamos que militarmente non poderiamos acabar co réxime de Franco mais faciamos un traballo de conciencia popular en torno á propia liberación do pobo.

A diferenza doutros lugares do estado aquí houbo unha dinámica anti-franquista que non estaba sometida a consignas de ningún partido. Aquí, xa na orixe da guerilla, esta era plural, había xente de moi diferentes partidos. E esa cultura foi a que predominou polo menos nunha parte do que despois foi o Exército Guerrilleiro de Galiza. E esa cultura non estaba noutras partes. Nós esa cultura que adquirimos fixémolo na Federación de Guerrillas, plural, se ben despois, xa co Exército Guerrilleiro, houbo problemas, quería obedecer a consignas que viñan de fóra, quíxose impor unha política, por dicilo así, de partido. E iso xerou conflitos e iso eu denuncieino desde un primeiro momento.

- Cando se fala da actividade guerrilleira é inevitábel que se lembren nomes e personaxes de importancia. Mais, como era o días a día dun militante da guerrilla? Como axudou o pobo a esa resistencia armada?

- O pobo axudou porque había unha motivación. A guerrilla en Galiza e Leon xorde desde o primeiro momento co apoio de familiares, de amigos, da sociedade. Era unha guerrilla que non estaba á marxe da sociedade. O feito de vivir co pobo, a túa motivación, que é política, é unha escola permanente. Créanse unhas ligazóns de convivencia na clandestinidade: o compañeirismo, a relación humana, toma unha consideración superior. Era outra forma de concebir as relacións, con ese perigo ás portas.

E aí é importante falar do papel da muller. Non se comprende o papel da muller como fundamental no apoio da guerrilla se esa guerrilla non sae do circuito militar e se insire no círculo político e de convivencia social. Se viviamos nas casas, se a miña nai e as miñas irmás estaban coma min canda rapaz, colaborando coa guerrilla, automaticamente elas son tan guerrilleiras coma min ou coma outros. É unha loita partillada entre mulleres e homes, entre a xente guerrilleira na ilegalidade, con armas, e as outras persoas, que eu chamo 'guerrilleros del llano', que non levaban armas.

Mais esa compoñente os partidos políticos non o estudaron nin asumiron, bon, non asumiron nin sequer a loita armada en xeral. Alomenos, cando se falou diso, cando había aquela propaganda do PCE ou no Mundo Obrero de que a guerrilla e tal, era simplemente en termos de confrontación militar, non entraban nesa outra dimensión política, cultural, republicana  dun pobo que se asume como anti-franquista. Por iso, isto despois trae consecuencias no momento de recoñecer a derrota, porque foi unha derrota militar. Entón, automaticamente, ese propio Partido abandona o seu patrimonio, que non era só militar mais tamén político, e que debía constar no patrimonio do Partido como unha das loitas pola emancipación da sociedade.

- E que pode lembrar daqueles anos seus na guerrilla?

- Eu incorporeime no Bierzo en 1947. Pouco despois tivemos unha xuntanza en Monforte, en Chavaga (1), onde tivo lugar o enfrontamento coa Garda Civil,  a caída. Alí fixemos a nosa adhesión, eramos da Federación de Guerrillas, que se extinguía por unha serie de razóns, onde teño que dicir que eu non estou de acordo con moitas versións históricas que se dan sobre aquela extinción, que falan de loita de hexemonías. O que houbo foi que naqueles anos xa non había perspectivas de intervención militar estranxeira en España e abríanse opcións diferentes. E a Federación de Guerrillas tiña un compoñente plural, había anarquistas e socialistas. E pensaron que había que cesar a loita armada para que se resolvese a cuestión vía diplomacia  vía Francia, Reino Unido ou Estados Unidos. Os comunistas pensamos que non, que había que seguir a loitar. Non triunfou o deles nin triunfou o noso.

No 47, cando os compañeiros socialistas estaban pensando en se ir decidimos ingresar no Exército Guerrilleiro de Galiza, que se creara fundamentalmente no 46, coa agrupación da Coruña, a IV Agrupación. Entón alí, en Chavaga, onde estaban dirixentes como Seoane, optamos por ser Exército Guerrilleiro de Galiza, tamén as nosas agrupacións. Tiñamos cinco guerrillas, cuns 30 ou 40 compañeiros. A partir de aí interveñen certos elementos que baten coa nosa cultura da pluralidade e de que eramos unha guerrilla co pobo, non eramos militaristas. O concepto que xa quixo introducir, sobre todo o 'Coronel Benito' (Manuel Soto) (2) e compañía, que viñan mandatados desde París por Santiago Carrillo, era de militarizarnos e ter un comportamento diferente, un pouco co esquema que tiveran na Unión Soviética, que el fixera a guerrilla alí, ou o que fixeran en Francia contra os nazis... Mais iso non tiña nada a ver co noso, nós eramos unha guerrilla emanada do pobo, onde a maior parte de nós nin participaramos na Guerra Civil, eramos moi novos daquela. Nós non tiñamos esa tradición, nin o pobo a aceptaba. Nunha casa onde estabas de refuxio ti non vas dándote de soldado que vés de fóra para conquistar España, non. Ti es un máis, un fillo do pobo e es coma eles. Así pois, o trato, a cultura que eles propoñían é totalmente diferente. Aí chocamos de inmediato, xa tan pronto caen os de Chavaga, que era o elemento central da nosa dirección. Démonos conta que iso, o que traían, non era o noso, que a cantidade de xente que nos apoiaba non admitía, e así nolo dicían, esa cuestión. Esa nova estratexia para nós estaba condenada ao fracaso, porque non mantén os vínculos coa sociedade, e entón, a quen queres defender? Que fas aí? A sociedade ten unha sensibilidade e hai que estar con ela. E de aí viñeros os conflitos

- A que conflitos se refire?

- No 49 mataron dous compañeiros da agrupación, 'Cardeña' (3), un veterano que se incorporara á guerrilla cando os traballadores do wolfran de Casaio, e Ceferino Rodríguez 'Bailarín' (4), un rapaz que se incorporara polo 44 ou 45. Cando cae a nosa dirección en Chavaga un grupo quería controlar todo o que ficaba da II agrupación, e 'Saúl' (5) e 'Emilio' (6), mandados desde a Coruña, veñen a coñecer a nosa experiencia, levámolos á Cabreira, Ourense... e cando nos decatamos montaran un sistema e asasinan a Cardeña, sen máis. Nós reaccionamos perante iso. Levaron a 'Bailarín' e aos tres días apareceu morto no sur de Ourense. Aí nós, canda outros compañeiros, tomamos a determinación que estaban pola parte de Chavaga e esa zona de Lugo de rachar contundentemente con toda esa xente.

- Nunha carta pública á dirección do seu partido, milita no PCE desde 1945, denunciaba o proceso de depuración levado adiante polo 'carrillismo' e a dirección do Partido Comunista nas organizacións guerrilleiras. A que considera que se debeu esa decisión de depurar as guerrillas e que se procuraba coa mesma?

- Esa minoría mandada desde París, que viñan controlar unhas guerrillas que existían desde 1936, actuaba dunha maneira autoritaria. Cando alguén lles estorbaba, quitábano de enriba, asasinábanos. Houbo asasinatos na Coruña, eu sei de algúns, non de todos. Por exemplo, o asasinato do responsábel da Internacional Comunista, que enviaron a Portugal para organizar o Partido e as guerrillas en Pontevedra, e era da 'vella garda'. Hai que ter en conta que había unha pugna pola dirección do PCE entre a que marchou fóra cando acabou a Guerra Civil e que cando acabou a II guerra  mundial quixo volver facerse cargo do Partido e a que estaba dirixindo o partido desde Francia, con Monzón á fronte. Acusaban os veteranos da guerrilla de traidores, de provocadores, e esa era a desculpa para liquidalos, para depuralos. A partir de aí levantan toda unha campaña contra o 'monzonismo' como se fosen traidores á causa. E os que estaban organizados anteriormente, os veteranos, sóbranlles, e hai que eliminalos.

Na miña agrupación, e eu denuncieino naquel momento, mataron dous compañeiros. Matáronos os elementos que viñeron da Coruña, os famosos 'Saúl' e 'Emilio', que se encargaron de transmitir, eran os axentes do 'Coronel Benito', e como querían impor o seu criterio, cando tiveron ocasión, mataron dous compañeiros. A partir de aí a nosa agrupación racha con eles. A nosa era a II agrupación, se ben eles crearan unha II agrupación 'artificial', que non era a nosa, a constituída en outubro do 47 en Chavaba polos guerrilleiros que viñamos da Federación de Guerrillas. Mais eles, un pouco con esa intención de negar o anterior, inventaron a II agrupación bis, onde crearon un grupo de mozos, onde os que non morreron pola policía os mataron eles.

Nós, tan pronto vimos todo iso, rachamos con eles; e nós tiñamos León, Ourense e Lugo, zonas que ese grupo que viña da Coruña non coñecía. Eles estaban mandatados desde París. Se vas aos arquivos do PCE, a maior parte dos informes pasan na IV agrupación, eles eran os que tiñan o contacto co Partido, os que estaban por esquecer o outro movemento guerrilleiro. Había unha III agrupación da Federación de Guerrillas e eles crean unha III agrupación bis. Iso fai, por exemplo, que 'O Piloto' (7) que estaba nesa agrupación, pase a se incorporar á II agrupación, á nosa, porque non está de acordo con eles, non compartía eses métodos

- Nesa mesma carta denuncia o que cualifica de “métodos repugnantes utilizados pola dirección do PC na guerrilla e mesmo da eliminación física de compañeiros. Casos como o de Víctor García 'O Brasileiro'...

- Eu síntome con autoridade, e así o digo nesa carta, no momento no que coñezo o fillo de 'O Brasileiro' e el descobre onde está o seu pai. El diríxese á dirección actual do Partido para que lle expliquen os motivos polos que mataron o seu pai e non lle contestan, non lle fan caso. A xente de hoxe da dirección claro que non está implicada naquilo! Mais teñen a obriga, se están á cabeza do Partido, de ser receptores do que di o fillo dunha vítima inxustamante asasinada no nome do PCE. Teñen a obriga. Entón, eu, quixen intervir, e diríxome á dirección do PCE unha vez, e outra vez, e outra... e fanme o mesmo que ao fillo de 'O Brasileiro', non contestan. Na Transición houbo a actitude de ocultar, tamén os nosos propios defectos e automaticamente iso converxe coa parte franquista que tamén na Transición quixeron ocultar o pasado . O Partido non recoñeceu a loita guerrilleira nin o sofremento do pobo e parece como que a democracia é unha cousa que a trouxo o rei, Felipe González, Adolfo Suárez e Santiago Carrilo. Así estamos, ausentes de memoria, ausentes de xustiza.

Entón, eu diríxome á dirección do PCE nese sentido. Se eu me incorporei á loita pola memoria histórica, desde que o PCE non foi quen de facer valer aquela época, e os partidos están ausentes nunha tarefa como esta, fundamental para saber a historia, de onde vimos. Eu diríxome á dirección con autoridade para dicir que este home, o fillo de 'O Brasileiro', ten dereito a que lle expliquedes o por que. Houbo procedementos de depuración que son inadmisíbeis nun partido que se chama Partido da Liberdade. Non entendo porque o PCE se nega a condenar estes feitos.


Notas a rodapé

1) Chavaga. Parroquia do Concello de Monforte  de Lemos onde en abril de 1949 serán asasinados no marco dun enfrontamento armado coas forzas de seguridade fascistas os guerrilleiros Evaristo González “O Roces”, Gregorio Colmenero “O Porreto”, Guillerme Morán “O Asturiano” e Xulio Acebo “O Guardiña” e os seus enlaces Luísa López Centeno ,María López Casanova e o seu irmán Ramón.

2) Coronel Benito é o nome que utilizou na clandestinidade o mugardés Manuel Fernández Soto, militante comunista, que após participar na Guerra Civil, loitaría contra o exercito nazi na Unión Soviética e en Romenia, facendo parte do NKVD, antecedente do que foi a KGB. Desprazado a Galiza a finais de 1945, será un dos máis importantes dirixentes da guerrilla en Galiza, onde foi sinalado como un dos máximos responsábeis da súa depuración interna, sendo asasinado a mediados de 1949 após a súa expulsión do PCE.

3) O Cardeñas é o nome co que era coñecido na guerrilla galega o antifranquista andaluz Miguel Cardeñas Lozano, antigo oficial do exército popular e militante do Partido Comunista, incorporase á guerrilla en 1944, após de fuxir do campo de traballo das minas de Casaio, permanecendo na mesma até 1949, ano no que é executado en Carballeda polo seu compañeiro de loita Saul Maio, seguindo as directrices da dirección do PCE.

4) O Bailarín é o nome que utilizou na clandestinidade o guerrilleiro de Casaio Ceferino Rodríguez Arias, xornaleiro de afiliación libertaria, que se incorporou á guerrilla en 1943 permanecendo na mesma até 1949, ano no que é executado en Vilariño de Conso polos seus compañeiro de loita Saul Maio e Emilio Villarinos, seguindo as directrices da dirección do PCE.

5) Saul Maio Méndez, canteiro e veciño de Mesía, incorporase a guerrilla na zona de Ordes da man de Manuel Ponte, converténdose en 1946 no máximo responsábel da II Agrupación do Exercito Guerrilleiro de Galiza. Abatido en 1950 en Mangoño, no antigo Concello de Cesuras, pola Garda Civil, participara con anterioridade nas operacións de depuración da guerrilla, seguindo as indicacións da dirección do PCE.

6) Emilio Villarinos, natural de Curtis e membro do corpo de Carabineiros, pasase a clandestinidade en 1936, partillando accións co “Foucellas”, converténdose co tempo no máximo responsábel do destacamento guerrilleiro Santiago Álvarez e adxunto á xefatura da IV Agrupación. Persoa de confianza do “Coronel Benito”, participou activamente nas operacións de depuración da guerrilla, seguindo as indicacións da dirección do PCE, morrendo posteriormente nun enfrontamento armado coa Garda Civil.

7) O Piloto é o nome que utilizou na clandestinidade o guerrilleiro do Corgo Xosé Castro Veiga, que após participar na Guerra Civil, incorporase á guerrilla en 1945, permanecendo na oposición armada contra o franquismo até a súa morte nun enfrontamento armado en 1965 preto do Encoro de Belesar.

8) O Brasileño é o nome co que era coñecido na clandestinidade,  o dirixente comunista Victor García Estanillo. Nado en Asturias, fixo parte do Partido Comunista do Brasil e do PCE, participou na guerra civil, sendo enviada ao final da mesma como delegado da Internacional Comunista ao norte de Portugal, pasando posteriormente a reorganizar o PC no sul de Galiza até acadar a máxima responsabilidade da organización no País. Será asasinado en Abril de 1948 en Moalde, Concello de Silleda, por un grupo de guerrilleiros atendendo ás directrices do comité central do PC.